lunes, 28 de noviembre de 2011

Beneficios de la relajación



 Cuando tenemos estrés o ansiedad los músculos del cuerpo se   tensan. Si ese estrés desaparece los músculos se suelen relajar. Pero hay circunstacias de la vida, entre ellas cuidar a un familiar, que pueden llegar a hacer crónica la tensión muscular.

Esta tensión afecta sobre todo a tres zonas de nuestro cuerpo: la cabeza, la zona de la nuca, hombros y brazos y la zona de la pelvis. La tensión mantenida puede bloquear el movimiento y según donde se localice, puede dificultar la respiración, la digestión, el ritmo del corazón, la concentración y el sueño y, por tanto, disminuir nuestra energía.

El primer paso para relajarse es pensar en la situación que pueda ser la causa de la tensión y qué puede hacer para cambiarla.
Cuando el organismo se relaja vuelve la tranquilidad y con ella el equilibrio físico y mental.

¿Que beneficios tiene la relajación?
- La relajación hace que disminuya la tensión muscular, lo que disminuye el dolor y el cansancio.
- La respiración se vuelve más rítmica, profunda y lenta, llegando así más oxígeno al cerebro.
- El ritmo cardíaco se regula y disminuye la tensión arterial y la sudoración.
- Se piensa con mayor claridad, se es más creativo, hay menos ansiedad y se duerme mejor. Esto refuerza el sistema inmunológico (las defensas) y se tienen menos infecciones.

En resumen, la relajación normaliza los procesos físicos, mentales y emocionales de las personas que la practican.
Y éstos beneficios son acumulativos: "a más relajación, más tranquilidad y salud"

sábado, 26 de noviembre de 2011

El cuidado de pacientes con Demencia y Alzheimer

El Cuidador de un paciente con demencia debe estar preparado para afrontar las diferentes etapas de la enfermedad y superar la carga personal que a su vez le generará.
Para facilitar el cuidado y atención del paciente se debe procurar un ambiente lo más favorable posible, que permita tanto a cuidadores como a los pacientes sentirse cómodos y mantener una calidad de vida adecuada.


Puntos que se deben tener en cuenta:

Establecer rutinas y procurar estabilidad en todo momento: Es muy aconsejable fijar tiempos y horarios para las distintas actividades que se realicen, como puede ser el aseo diario, las horas de comida y sueño, así como limitar el número de personas que le visitan. Estas medidas ayudarán a mantener un entorno tranquilo.
Mantenga la independencia de la persona: Intente dar a su familiar el mismo trato que tenía antes de la enfermedad. Respete su independencia y privacidad en medida de lo posible y hasta que el progreso de la enfermedad se lo permita. Esto mantendrá la autoestima de su familiar y disminuirá la sobrecarga  en su  cuidado.
Mantenga la dignidad de la persona: Ante todo, recuerde que está cuidando de una persona con derechos. La enfermedad le imposibilita muchas veces una adecuada comunicación y entendimiento de su entorno, pero no implica que deje de sentir, ver u oír un mal trato, desprecio o enfado. A lo largo de todas las etapas de la enfermedad, presentan episodios de lucidez.
Evite todo tipo de discusión: A pesar de que la enfermedad dificulte el entendimiento por parte del paciente, son personas extremadamente sensibles, por lo que reaccionarán fácilmente a estímulos negativos. Evite cualquier pelea  con su ser querido, ya que solo conseguirá crear tensión en ambas partes.
Simplifique las cosas: Procure ofrecer pocas opciones al paciente, su condición le dificulta mucho el proceso de toma de decisiones.
Mantenga el buen humor: La risa y el humor alivian el estrés. Ríase con su ser querido y no de él.
La seguridad es muy importante: La pérdida de habilidades motoras y cognitivas aumentan considerablemente la probabilidad de sufrir lesiones. Cerrar con llave la puerta de la casa, colocar pasamanos, incluso en el cuarto de baño; consiga protección para todo sitio que represente peligro.
Estimule la salud física: Practicar algún tipo de actividad física ayuda muchas veces en la coordinación y el movimiento del paciente.
Aproveche las habilidades de su familiar: Estimular alguna de las habilidades o gustos de su ser querido y hacerlo sentir útil, elevará su autoestima y sentirá que no es una carga.
Mantenga la comunicación: A medida que la enfermedad  se agudice, la comunicación será cada vez más difícil, pero es primordial seguir en contacto  con su ser querido. Asegúrese que sus gafas, aparatos auditivos, etc. están en buenas condiciones para no dificultar el ya de por si complicado proceso de comunicación.
Modo de comunicarse: Recuerde, su ser querido es extremadamente sensible al estado de ánimo de las personas que lo rodean, trate de reflejar un estado de ánimo tranquilo y feliz. Siempre diríjase a su paciente con respeto, mucho cariño, paciencia y mirándole a los ojos. Háblele en forma suave, pausada y delicada, usando el sentido del humor en lugar de imperativos. No excluya a su familiar de una conversación dándole la espalda o ignorándolo y mucho menos hable de la enfermedad estando él presente.
                                                         Eloísa.-


jueves, 24 de noviembre de 2011

Música para relajarse

La música nos puede ayudar a encontrar la paz cuando uno está muy cansado y necesita parar. El grupo portugués "Madredeus" nos puede ayudar a relajarnos después de una jornada difícil. Esperamos que os guste la canción.


Higiene del enfermo dependiente

Compartimos con vosotros este magnífico vídeo de la Escuela de Pacientes que da recomendaciones sencillas y útiles para realizar las labores de higiene con la persona a la que cuidamos.


martes, 22 de noviembre de 2011

Tengo sobrecarga. ¿Cómo puedo sentirme mejor?

Ya conoce cúales son los síntomas que pueden avisarle de que tiene una sobrecarga en el cuidado de su familiar. La pregunta ahora sería ¿cómo puedo ponerles solución? o al menos ¿cómo puedo aliviar esos síntomas?.
He aquí algunos consejos que pueden servirle:

- Pida ayuda.-
  •  Si necesita ayuda, pídala abiertamente.Sobre todo si tiene familia; no espere a que adivinen sus necesidades, reúnase con ellos y que cada uno diga qué puede y qué está dispuesto a hacer por su familiar.
  • No deje de lado la ayuda de servicios e instituciones especializadas (residencias, centros de día..) y déjese asesorar por los profesionales socio-sanitarios sobre el cuidado de su familiar.
  • Intente no pensar "nadie cuida a mi familiar mejor que yo". No somos imprescindibles.
  •  Nunca renuncie a la ayuda ofrecida y además agradézcala siempre. Esto facilitará la continuidad.
- Sepa decir "NO"-
  • Sepa poner límites al cuidado de su familiar cuando se nos pide más de lo que podemos dar, o sentimos que ya no podemos seguir dando.
  • Justifíquelo diciendo "estoy muy cansada", "estoy muy nerviosa" o "llevo mucho tiempo aguantando".
  • No se crea en la obligación de asumir toda la responsabilidad.
- Procure expresar sus sentimientos -
  • Sobre todo los positivos: gratitud, afecto, ternura...y hágase regalos emocionales todos los dias. Tenga pensamientos positivos sobre su persona y su capacidad.
  • Y no esconda los sentimientos negativos, como el disgusto,dolor o enfado. Sáquelos fuera hablando, gruñendo o gritando.
- Lleve una vida sana -
  • Descanse. Duerma lo suficiente y si su familiar no le deja descansar por la noche, debe turnarse con otra persona. Aproveche los momentos de tranquilidad para "echar una cabezada".
  • Haga ejercicio con regularidad y en la medida de sus posibilidades. El ejercicio físico es esencial para combatir la depresión y la tensión emocional.
  • Lleve una alimentación adecuada y equilibrada realizando comidas frecuentes y de poca cantidad. Si es necesario hágala antes de darle de comer a su familiar.
- No descuide las relaciones sociales -
  • Evite el aislamiento. Mantener el contacto con los amigos es muy beneficioso para el cuidador. Los amigos aportan otro punto de vista diferente al de la familia y carecen de la sobrecarga que puedan tener sus familiares.
  • Mantenga los contactos sociales con los que pueda reir y pasar buenos ratos o llorar y desahogarse de sus tensiones.
  • El humor es, a menudo, la mejor medicina.
- No se abandone -
  • Mantenga las aficiones o actividades gratificantes que pueda realizar en sus ratos libres.
  • Comprométase a dedicar un tiempo al día, a la semana o al mes a hacer esas actividades e intente no posponerlas
  • Si ve que es dificil, organice su tiempo. Haga un plan de actividades que deba realizar a diario, ordenándolas de mayor a menor importancia y calculando el tiempo que necesita para cada una. Seguro que queda algún momento del día que lo pueda dedicar a ustéd.
Tenga siempre en cuenta que hay que cuidarse para cuidar mejor, por tanto aleje los sentimientos de culpa que puedan surgirle por ocuparse de sí mismo cuando tenga cerca a un familiar que lo necesita.
Porque, si el cuidador enferma o se suma en una depresión ¿quién cuidará del cuidador?.

domingo, 20 de noviembre de 2011

¿Qué es el síndrome del cuidador?

Muchas veces, el prolongado tiempo dedicado a cuidar a su ser querido, conlleva una elevada carga física y mental. Esta situación puede alterar su vida en el ámbito emocional,laboral y social.
Expresiones como "quiero morirme. No aguanto más. Ya me da igual todo..." son signos de expresión del llamado "Síndrome del cuidador". Usted debe conocer cómo le está afectando la tarea de cuidar antes de que las consecuencias sean graves o alarmantes.

Repasaremos los posibles síntomas de alerta de sobrecarga:

- Problemas de sueño: despertar de madrugada, dificultad para conciliar el sueño, demasiado sueño, etc
- Pérdida de energía, fatiga crónica,sensación de cansancio continuo
- Aislamiento
- Consumo excesivo de bebidas con cafeína, alcohol o tabaco.
- Consumo excesivo de pastillas para dormir u otros medicamentos
- Problemas físicos: palpitaciones, temblor de manos, molestias digestivas.
- Problemas de memoria y dificultad para concentrarse
- Menor interés por actividades y personas que antes eran objeto de interes
- Aumento o disminución del apetito
- Actos rutinarios repetitivos como, por ejemplo, limpiar continuamente
- Enfadarse fácilmente. Cambios frecuentes de humor o estado de ánimo
- Dar demasiada importancia a pequeños detalles
- Propensión a sufrir accidentes
- Dificultad para superar sentimientos de depresión o nerviosismo
- Pérdida del deseo sexual
- Despreocupación por su imágen física
- Llanto

Cuánto mayor sea el número de síntomas que tenga, mayor será su sobrecarga. Reconociéndolos a tiempo podrá ponerles remedio.Y, si no puede hacerlo sólo, pida ayuda.
No olvide que pedir ayuda no es un signo de debilidad, sino una forma eficaz de cuidar a su familiar

jueves, 17 de noviembre de 2011

No es lo mismo....

Ser cuidador formal o informal, primario o secundario.

Un cuidador formal es todo aquel profesional del ámbito socio sanitario (enfermeras, trabajadores sociales, médicos...) que intervienen directa o indirectamente en el cuidado de la persona dependiente.
También pertenecen a este grupo los profesionales que reciben un salario por la prestación de los cuidados.
Un cuidador informal es aquel que no es profesional. Sería el caso de las hijas, nueras, esposas, etc. que cuidan a su familiar de manera desinteresada.
El cuidador principal es aquella persona que suele tener el mayor peso en la responsabilidad de los cuidados.
Los cuidadores secundarios son aquellas personas que colaboran con el cuidador principal en el cuidado de la persona dependiente.

 Según el tipo de cuidador que sea usted , la responsabilidad en el cuidado de su familiar podrá variar, del mismo modo que el grado de sobrecarga que pueda llegar a sufrir.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Dime que me quieres

Es bonito sentirse querido, a todos nos gusta, como también es hermoso escuchar un "te quiero" en el momento en que uno más lo necesita. Damos por hecho que la persona a quien cuidamos sabe que la queremos, pero ¿se lo hemos dicho alguna vez?. Hazlo hoy, aunque creas que no te entiende; el amor no necesita de muchas palabras. Cógele las manos, acaricia su rostro y dále un beso. Ese lenguaje es universal y siempre llega al corazón. Después podrás comprobar que bien te sientes y ,cuando esa persona ya no esté a tu lado, será un momento que siempre recordarás.
Mi abuela siempre fué muy especial para mi. Cuando falleció, no pude despedirme de ella. Sufrí una rotura del tendón de Aquiles y estaba escayolada .En mi interior sentía la necesidad de expresarle mis sentimientos, pero ella ya no estaba. Necesitaba hablarle, sólo así me sentiría mejor.
Así surgió este poema. Desde su cielo supe que ella lo leería.
Y fue mi manera de decirle "te quiero".

"Ya no estás entre nosotros
decidiste abandonar.
Tu alma quería seguir,
tu cuerpo no pudo más.
Ya no hay brillo en tu mirada;
tu voz no se oye,
tu luz se apagó.
Ya no estás entre nosotros
no podemos verte más.
¿Y tu alma tan fogosa?
tu alma ¿dónde estará?
Con su fuerza, su energía,
su enorme vitalidad.
Como un volcán
que ahora duerme
pero quiere despertar,
y la lava que desprende
en la tierra permanece
para el volcán recordar.
Así es tu alma abuelita;
Eterna como la lava,
Fogosa como el volcán.
Tu alma no ha muerto nunca;
Tu alma no morirá."

Laura Reyes

Siempre existe una manera de poder expresar tus sentimientos y hacer que te sientas mejor; tan solo tienes que buscarla en tu interior.

martes, 15 de noviembre de 2011

Cuidando al cuidador

Los sentimientos y las emociones son vivencias humanas que marcan nuestra manera de pensar, nuestro comportamiento y nuestro bienestar. Tener a un ser querido enfermo y además cuidarlo, es una situación dificil que remueve todos los sentimientos. La tarea de cuidar puede resultar gratificante, pero con frecuencia puede causar emociones negativas. Pueden aparecer sentimientos de soledad, tristeza, desesperación, irritabilidad , etc, estados de ánimo a los que conviene poner remedio para que no produzcan una situación patológica. He aquí algunos consejos.

Cómo buscar ayuda y apoyo ante la SOLEDAD
  • Exprese su sentimiento de soledad con las personas que le rodean
  • Mantenga las amistades de siempre y dedique un tiempo a estar con ellas
  • Dedique algún tiempo a estar fuera de casa. Pida ayuda si necesita que alguien le releve. Pedir ayuda no es signo de debilidad, sino una forma eficaz de cuidar
  • Mantenga sus aficiones
  • Infórmese de los recursos existentes en la zona
Cómo aliviar la TRISTEZA y la DEPRESIÓN
  • Comunique y exprese sus sentimientos
  • Identifique en qué situación aparecen estos sentimientos
  • Realice actividades que le resulten gratificantes, como leer, oir música, charlar o pasear
  • Tómese su tiempo. No pretenda resolver todos los problemas a la vez
Cómo controlar el ENFADO y la IRRITABILIDAD
  • Sea consciente de su enfado y reconozca el derecho a estarlo
  • Exprese sus frustraciones, malestar y temor sin perder el control
  • Háblelo con otras personas, se sentirá mejor
  • Intente comprender los comportamientos molestos dentro del proceso de la enfermedad
Cómo aliviar los sentimientos de CULPA
  • Acéptelos como normales y comprensibles
  • Reconozca lo que hace bien y admita sus limitaciones
  • Exprese sus sentimientos y háblelo con otros
  • Sepa compartir las responsabilidades
  • Admita que necesita reralizar otras actividades sin pensar que está abandonando a su ser querido
Cómo asumir la situación de IMPOTENCIA
  • Concéntrese en las cosas que sí se pueden hacer
  • Comparta su sentimiento con otros
  • Identifique los logros conseguidos hasta ahora
  • Sea realista sobre lo que no es posible realizar o cambiar
Y sobre todo NO olvide NUNCA que " es importante cuidarse para cuidar mejor".

Retrato de una cuidadora

¿Soy yo una cuidadora? es una pregunta que muchos podemos hacernos. En la mayor parte de los casos una persona no se convierte en cuidador de un día para otro, ya que en las personas dependientes el deterioro normalmente se produce de forma progresiva, al igual que su necesidad de ayuda en las actividades cotidianas.
Para saberlo, imagina que estas ante un espejo, y éste sería tu retrato:
- El 83% de los cuidadores son mujeres. Un 43% son hijas, un 22% esposas y un 7,5% son nueras de la persona cuidada.
- La edad media de las cuidadoras es de 52 años (el 20% supera los 65 años)
- El 77% estan casadas
- El 60% se ocupa del familiar dependiente en su domicilio
- En la mayoría de los casos (80%) las cuidadoras no trabajan y un 85% ayudan a su familiar a diario
- El 60% de las cuidadoras no reciben ayuda de otras personas
- La rotación familiar o sustitución del cuidador principal por otros miembros de la familia es moderadamente baja (20%)
- El 17% también cuida a sus hijos.
Si ves tu imágen reflejada en éste espejo, puedes considerarte una cuidadora y nosotros, en la medida de lo posible, haremos lo que esté en nuestras manos para cuidarte a ti.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Mi cuidadora especial

Crecí viendo como mi madre cuidaba de mi hermana pequeña. Todo lo que le enseñaban en el hospital lo hacía con primor: los ejercicios de rehabilitación, los juegos educativos para estimular sus sentidos,  las papillas nutritivas, las curas... Fue el motor,  todo funcionaba con su trabajo y su fuerza, sin alardes. No se quejaba, solo se alegraba de los avances, los pocos que hubo y trabajaba duro. Su rutina fue un derroche de amor hacia los demás. La admiro, es mi heroína.

                                                                            Eloísa.-

viernes, 11 de noviembre de 2011

El "arte" de cuidar

No sólo la música, la pintura o la escultura son arte. Cuidar también lo es. Igual que aprendemos la letra de una canción o a dibujar un retrato, también podemos aprender a cuidar. Lo haremos más o menos bien, pero todos podemos conseguirlo.Lo que nos hará especiales será el empeño y el amor con que desempeñemos nuestra labor. Si además le sumamos los conocimientos, podremos conseguir que Cuidar se convierta también en un arte.
La fuerza de voluntad y el cariño lo poseen la mayor parte de las personas que se dedican a cuidar. El objetivo de este blog, desde el Centro de Salud La Luz,  es que tengan un acceso fácil y rápido a los conocimientos y habilidades que, en determinados momentos puedan necesitar, para así conseguir que el cuidado de su ser querido se convierta en un "arte".
                                                         Laura.-

Bienvenidos a nuestro blog

Hoy dia 11 de Noviembre de 2011 creamos esta nueva herramienta para establecer lazos de comunicación con las cuidadoras de los pacientes que acuden al Centro de Salud de La Luz de Málaga.
Esperamos tus contribuciones, entre todos podemos construir una sociedad más solidaria y justa.
Bienvenidos, sois todos bien recibidos.