miércoles, 16 de mayo de 2018

Merienda saludable

"Por un millón de pasos" es una iniciativa de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, iniciada en el año 2008 y dirigida a asociaciones locales para que, mediante la práctica de paseos en grupo, alcancen un total de al menos un millón de pasos en un tiempo establecido y mediante las aportaciones de todos los participantes. Los pasos son medidos mediante podómetros u otro medio.
El objetivo de este programa es que los pacientes salgan a caminar durante una hora tres veces a la semana, para conseguir bajar de peso, quemar glucosa, controlar el colesterol o,sencillamente, levantar el ánimo.
Hoy, 20 años después, el proyecto "Por un millón de pasos" se encuentra ya consolidado en gran parte de los centros de Atención primaria de Andalucía y consta ya de varias ediciones. En el Centro de Salud La Luz, tras 11 años dando millones de pasos, se ha conseguido formar un grupo social en el que sus participantes han creado lazos de amistad y organizan actividades para fomentar estilos de vida saludables. Además, se ha creado la figura del agente social, una usuaria de nombre Paqui Olmo, muy activa en las redes sociales y que ha sido formada y preparada por las responsables del programa, y que sirve de enlace entre el centro de salud y el grupo. Su coordinación ha hecho posible que se realicen múltiples actividades en nuestro centro y en la comunidad, entre las cuales se encuentra esta merienda saludable, celebrada hace unos días en nuestro centro.
"Por muchos años más caminando juntas"
Laura.- 




sábado, 5 de mayo de 2018

5 de mayo: "Esta en sus manos"



El programa de higiene de las manos del Sistema Nacional de Salud, una acción promovida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en colaboración con las Comunidades Autónomas (CCAA), se hace eco de la Campaña: "Salve vidas: límpiese las manos" siguiendo las recomendaciones del Programa: "Una atención limpia es una atención más segura", de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Este año, el programa "Salve vidas: límpiese las manos" de la OMS pide que todos los centros sanitarios se unan a la campaña: "Está en tus manos prevenir la sepsis en la atención sanitaria".
Se estima que la sepsis afecta a más de 30 millones de personas al año en el mundo, produciendo alrededor de ocho millones de muertes. En España, la sepsis afecta alrededor de 50.000 personas cada año, de las cuales 17.000 mueren, 7 veces mayor que las muertes por accidente de tráfico. La tendencia de la sepsis en el mundo, lejos de reducirse seguirá aumentando como consecuencia del incremento de pacientes de mayor edad y la mayor utilización de técnicas invasivas. Las poblaciones especialmente susceptibles son los pacientes ancianos, los recién nacidos, los que presentan inmunodepresión o son sometidos a procedimientos médicos invasivos.
Las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria, que suponen un factor de riesgo para desarrollar sepsis, pueden ser prevenidas en gran medida a través de una adecuada higiene de las manos.
La Campaña "Salve vidas: límpiese las manos" de este año, propone que todos los centros sanitarios del mundo orienten sus esfuerzo a la prevención de la sepsis en la atención sanitaria a través de una adecuada higiene de las manos.

Higiene de Manos:

¿POR QUÉ?
 • Miles de personas mueren diariamente en todo el mundo a causa de infecciones contraídas mientras reciben atención sanitaria.
 • Las manos son la principal vía de transmisión de gérmenes durante la atención sanitaria.
 • La higiene de las manos es, la medida más importante para evitar la transmisión de gérmenes perjudiciales y evitar las infecciones asociadas a la atención sanitaria.  
¿QUIÉN?
 • Todo profesional o dispensador de servicios de atención sanitaria, o cualquier persona que participe directa o indirectamente en la atención a un paciente, debe mantener la higiene de sus manos y saber cómo hacerlo correctamente en el momento adecuado. 
¿CÓMO? 
• Limpie sus manos frotándolas con un desinfectante a base de alcohol, como medio habitual preferente para desinfectar las manos cuando éstas no estén visiblemente sucias. Es más rápido, más eficaz y mejor tolerado por las manos que lavarlas con agua y jabón. 
• Lávese las manos con agua y jabón cuando estén visiblemente sucias, manchadas de sangre u otros fluidos corporales, o después de usar el inodoro.
 • Cuando se sospeche o se tenga constancia de haber estado expuesto a patógenos, el método preferible consistirá en lavarse las manos con agua y jabón.


Fuente: Seguridad del paciente


miércoles, 21 de marzo de 2018

Día Mundial del Síndrome de Down: "Auténticos"


Hoy 21 de marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down, y la Asociación Down España ha lanzado la campaña "Auténticos",que tiene como objetivo mostrar a las personas con síndrome de Down "tal y como son", y reflejar que son "inimitables, espontáneos y auténticos".
La campaña tiene como protagonistas a adultos y jóvenes con síndrome de Down acompañados de hermanos, primos, amigos o sus parejas, y explican en primera persona que es el sindrome de Down, que implica para ellos y como se ven y se sienten. En el vídeo también aparecen varias madres con sus hijos contando su experiencia vital.
Tanto las personas con síndrome de Down como sus familiares reclaman a la sociedad igualdad de "derechos y obligaciones", y reivindican que la sociedad no tenga miedo a lo que es diferente y les permita tener un espacio y un lugar.


En esta vida, de por si difícil para todos, también es complicada para las personas con síndrome de Down. No debemos olvidar nunca que ante todo son personas y, como tales, merecen el respeto y la consideración de todos, y sobre todo y al igual que todos necesitan del amor de los que le rodean.
Laura.-

sábado, 10 de marzo de 2018

Ulceras Vasculares




Una “úlcera vascular” es una herida localizada normalmente en la pierna causada por una circulación sanguínea deficiente. Esto puede ser debido a cambios patológicos en el aporte de la sangre arterial, o bien en el drenaje de la sangre venosa. Estas heridas se caracterizan por tener una evolución crónica y escasa o nula tendencia a la cicatrización espontánea.
Podemos clasificar las úlceras vasculares según su origen en:
·       Úlceras venosas o de estasis: se produce una herida (pérdida de epidermis y dermis) en la piel como consecuencia de una insuficiencia venosa. Casi el 90 % de todas las úlceras en las piernas se pueden atribuir a esta causa.
·       Úlceras arteriales o isquémicas: se produce una herida como resultado de un aporte sanguíneo deficiente de larga evolución debido a una arteriopatía crónica.
·       Úlceras mixtas: suelen combinar características tanto de las úlceras venosas como de las arteriales.

ULCERAS VENOSAS

La mayoría de las úlceras vasculares son una complicación de una insuficiencia venosa crónica, una enfermedad cuyas principales manifestaciones son las varices y las piernas cansadas
La Insuficiencia Venosa Crónica es la incapacidad de las venas para realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón lo que provoca la acumulación de ésta en las piernas.
El aumento de la presión y la acumulación de líquido impiden que los nutrientes y el oxígeno lleguen a los tejidos. Esto también puede causar cambios en la piel conocidos como dermatitis por estasis, un síntoma inicial de insuficiencia venosa.
La mayoría de las úlceras venosas se producen en la pierna, por encima del tobillo. Se definen como la pérdida localizada o irregular de epidermis y dermis. Tienen forma redondeada u oval, y son superficiales con los bordes mal delimitados. Generalmente, se cronifican o se convierten en recurrentes. Tienden a sobreinfectarse y pueden ser invalidantes, afectando en gran medida a la calidad de vida de los pacientes. Es frecuente que dejen secuelas en la piel
En este tipo de herida la cicatrización suele ser lenta.

FACTORES DE RIESGO:

Los factores de riesgo para las úlceras venosas abarcan los que pueden influir y ser determinantes en la aparición de la Insuficiencia Venosa Crónica. La aparición de las úlceras venosas supone el estadio más avanzado de esta enfermedad
·       La vida sedentaria y falta de ejercicio. El sedentarismo o la inactividad influyen directamente, las posturas adoptadas con las piernas y la inmovilidad dificultan la correcta circulación sanguínea, lo que puede evolucionar en problemas circulatorios.
·       El sobrepeso. El peso corporal excesivo incrementa la presión en las venas de las piernas y agrava su estado
·       Actividades laborales en las que se pasan muchas horas seguidas de pie o sentado, ya que el estar de pie de manera prolongada incrementa la presión en las venas.
·       El calor. El calor provoca que las venas se dilaten, con lo que, por efecto de la gravedad, la sangre se acumula aumentando la sensación de pesadez y cansancio y agudizando los problemas de circulación.
·       La edad y los factores genéticos. Con el paso de los años, el revestimiento elástico de las venas empieza a debilitarse, incrementando así la posibilidad de que las venas se dilaten. Así mismo, el factor genético influye en la aparición de insuficiencia venosa de manera directa. De hecho, es una de las enfermedades que más se hereda.

SIGNOS Y SINTOMAS:

Síntomas iniciales de la insuficiencia venosa abarcan:
·       Hinchazón, pesadez y dolor en las piernas
·      Varices, venas varicosas
·       Piel endurecida y de color rojo oscuro, morado, marrón (esta es una señal de que la sangre se está estancando)
·       Picor y hormigueo

Signos y síntomas de las úlceras venosas:
·       Úlcera superficial con una base roja, a veces cubierta por tejido amarillo.
·       Bordes formados irregularmente.
·       La piel circundante puede estar brillante, tensa, tibia o caliente y descolorida.
·       Dolor de pierna.
·       Si la úlcera resulta infectada, puede tener un mal olor y puede drenar pus de la herida.

  

¿CÓMO PREVENIR LA APARICIÓN DE ÚLCERAS VENOSAS?:

Adopción de hábitos de vida saludables. Los hábitos de vida tienen un papel fundamental en el desarrollo o prevención de IVC. Las siguientes medidas pueden ayudar a mejorar la circulación y ayudar a sanar.
·         Deje de fumar. El tabaquismo es malo para los vasos sanguíneos.
·         Si tiene diabetes, mantenga los niveles de azúcar en la sangre bajo control.
·         Haga ejercicio. Permanecer activo ayuda a que la sangre circule.
·         Consuma alimentos saludables y duerma bien por la noche.
·         Baje de peso si tiene sobrepeso.
·         Controle la presión arterial y los niveles de colesterol.
·         Revise sus pies y piernas todos los días: la parte superior, los tobillos y los talones. Busque grietas y cambios en el color de la piel.

Terapia compresiva. Las medias terapéuticas son la medida fundamental para el tratamiento de la Insuficiencia Venosa Crónica. Su función es ejercer presión sobre las piernas para facilitar el buen funcionamiento del sistema de retorno venoso y, por lo tanto, que la sangre ascienda correctamente. Ejercen una presión decreciente desde el tobillo hasta la cintura, rodilla o ingle y se clasifican en medias de compresión ligera, normal y fuerte. A la hora de recurrir a esta solución, se deben tener en cuenta las características de cada persona, con el fin de escoger el tipo y talla de media adecuada a su caso y situación. Así mismo, es importante que las medias se coloquen antes de levantarse de la cama.

Terapia farmacológica. Dentro de los tratamientos farmacológicos, existen sustancias que reducen la fragilidad capilar y cuya intención es mejorar los síntomas. Pueden ser administrados de forma tópica, como geles y cremas, o bien de forma oral, como cápsulas y comprimidos. No obstante, estos tratamientos son complementarios, y en ningún caso reemplazan a la terapia compresiva.

Cirugía. El tratamiento mediante cirugía puede ser necesario en ciertos casos.

ULCERAS ARTERIALES

Las úlceras arteriales son lesiones que aparecen como consecuencia de un déficit de riego sanguíneo y procesos isquémicos crónicos.
Estas úlceras presentan, en general, las siguientes características:
·         dolor intenso
·         tamaño pequeño
·         profundas
·         fondo seco y necrótico
·         ausencia de tejido de granulación
·         bordes redondeados y definidos
·         piel circundante pálida y sin vello
·         coloración gris, negruzca o amarillenta.
La ausencia de pulsos arteriales (pedio, tibial, poplíteo y femoral) junto a las características de las úlceras, constituyen un signo de indudable valor para un correcto diagnóstico aunque la confirmación tenga que realizarse con otro tipo de exploraciones hemodinámicas.
Suelen localizarse en las zonas más distales y donde la circulación depende de capilares de menor diámetro: superficies óseas, punta de los dedos, interdigitales, talón, etc. 

FACTORES DE RIESGO:

La diabetes y el tabaquismo cobran especial importancia entre los factores de riesgo.
Además son factores de riesgo intrínsecos:
·         Tromboembolismo
·         Estenosis
·         Fístula arteriovenosa
·         Diabetes Mellitus
·         Dislipemas
·         Hipertensión Arterial
Otros factores extrínsecos:
·         Compresión
·         Traumatismo
·         Sedentarismo
·         Consumo de alcohol
·         Tabaco



SIGNOS Y SÍNTOMAS:

Dolor intenso y profundo que se desencadena con la elevación de la extremidad y con la actividad física, lo que conocemos como claudicación intermitente, además de la ausencia o debilidad  de pulso pedio.

PREVENCIÓN:

Es importante el control de las enfermedades asociadas y factores de riesgo. El cuidado de la persona con úlceras arteriales va dirigido a controlar y evitar la aparición de nuevas úlceras así como promover su autocuidado.
·         Como en las úlceras venosas, la promoción de hábitos saludables es fundamental para el control de los factores de riesgo extrínsecos: dieta adecuada, ejercicio físico diario, no fumar, no usar prendas demasiado ajustadas de cintura para abajo…
·         Inspeccionar la extremidad, si presenta cambios de coloración (palidez, cianosis) temperatura (frialdad)
·         Un calzado adecuado debe permitir los cambios de volumen que sufre el pie, permitiendo una buena circulación, transpiración y sujeción. Así mismo, debe de estar exento de costuras y pliegues interiores que puedan producir una lesión por roce o fricción.
·         El ejercicio físico habitual produce un efecto vasodilatador, mejora la oxigenación de territorios con cierto compromiso vascular y, además, produce un efecto beneficioso sobre nuestro estado de ánimo. El ejercicio físico se debe realizar teniendo en cuenta: la tolerancia, el grado de afectación arterial
·         Cualquier lesión, por leve que parezca, debe de ser tratada lo antes posible, ya que puede ser la puerta de entrada de infecciones. Las callosidades, deformidades y edemas deben ser valoradas y tratadas, en su caso, por un profesional sanitario.
·         Los espacios interdigitales húmedos pueden provocar maceración e infecciones. El secado debe realizarse mediante contacto con una toalla suave, evitando la fricción para no erosionar la piel.
·         La hidratación de la piel en los pies con una crema hidratante, previene la aparición de sequedad en talones, plantas y dorso del pie.
·         Es importante la inspección continua de los pies para evitar la aparición de lesiones y, en su caso, una detección e intervención precoz. Esta inspección debe ser realizada por la propia persona afectada, sus familiares y su enfermera referente.

TRATAMIENTO:

Antes de iniciar cualquier tratamiento es esencial que esté identificada la etiología correcta de la úlcera vascular, es decir, úlcera arterial frente a venosa, ya que una aplicación inadecuada de un tratamiento compresivo en una extremidad isquémica (úlcera arterial) tendría un efecto perjudicial. Los cuidados básicos a un paciente con una úlcera venosa deben incluir un vendaje compresivo, elevación de la pierna afectada y, si es posible, movilización. Ante la presencia de una úlcera vascular arterial hay que tratar patologías concomitantes que, a veces, precisan de alguna intervención quirúrgica, además de adoptar medidas locales para la cicatrización de la úlcera.

CURA LOCAL:

No existe un tratamiento único y efectivo para las úlceras de extremidades inferiores. La cura local tiene una característica de provisionalidad y debe ir acompañada del tratamiento de la patología de base, puesto que ésta es la razón de la cronicidad y la recidiva.

Los cuidados básicos son:
·         Retirar con suavidad los vendajes previos
·         Limpieza de la úlcera con suero fisiológico, eliminando restos de exudado

·         La herida debe estar limpia y tapada por un apósito para prevenir la infección. Su enfermera le dirá qué tipo de apósito es el más conveniente y cada cuánto necesita cambiarlo. En caso de exudado abundante hay que utilizar apósitos absorbentes
·         Proteger la piel alrededor de la herida manteniéndola hidratada. Procurar la higiene y protección usando emulsiones cutáneas hidratantes en la piel perilesional y zonas atróficas.
·         Si hay signos de infección es conveniente tomar cultivo del exudado y cambiar el apósito con regularidad hasta la desaparición de los signos de infección.


Eloisa


domingo, 11 de febrero de 2018

Como actuar ante un sangrado nasal o epístaxis


La hemorragia nasal o epistaxis es la salida de sangre por la nariz.
No se trata de un problema grave de salud ni de una enfermedad sino de un hecho puntual que puede ocurrir a cualquier persona. Son muchas las personas que alguna vez en su vida sufren una hemorragia nasal, bien sea de forma espontánea o por traumatismos y puede ser un problema frecuente en niños. El sangrado ocurre por lo habitual en una fosa nasal únicamente.

Existen dos tipos de epistaxis:

  • El tipo más común de epistaxis es la hemorragia nasal anterior
Los capilares, vasos sanguíneos diminutos ubicados en el interior de la nariz, se rompen y provocan el sangrado. Estas venitas son particularmente vulnerables cuando dentro de la nariz hay una pequeña herida, o una costra, como ocurre cuando se está resfriado, con alergia o con una infección sinusal. La sangre fluye por una de las fosas nasales. En principio, estas hemorragias leves se controlan sin ninguna dificultad.

  • Hemorragia nasal posterior
Como indica su nombre, sucede en la parte posterior o más profunda de la nariz. En estos casos, la sangre, cae hacia la boca y garganta. Ocurren más a menudo en personas mayores que sufren hipertensión o personas que han sufrido un traumatismo en la nariz o la cara. Estas pueden ser más difíciles a la hora de controlarlas.

Causas:

Muchas veces las epistaxis suceden sin causa aparente.
Algunas de sus causas más comunes son:
  • Resfriados: estornudar, sonarse la nariz con mucha fuerza.
  • Rinitis alérgica.
  • Infecciones, sinusitis.
  • Meterse los dedos en la nariz
  • Golpes o traumatismos, fractura nasal.
  • Cirugía nasal.
  • Cuerpo extraño en la nariz.
  • Inhalación de aire muy frío o muy seco.
  • Tratamientos anticoagulantes
  • Hipertensión arterial

Hemorragias nasales de repetición

Pueden ser un síntoma de otra enfermedad. Las enfermedades más frecuentes son la hipertensión arterial, las alergias, un trastorno de coagulación o una lesión en la nariz o los senos paranasales.

Qué hacer ante una hemorragia por la nariz

El objetivo es detener el sangrado.
  • Colocar al paciente en posición sentada o erguida
  • La persona debe apretar suavemente la porción blanda de la nariz entre los dedos pulgar e índice, de tal manera que las fosas nasales estén cerradas. Debe mantener esta presión durante unos 5 a 10 minutos.
  • Se recomienda inclinarse hacia adelante para evitar tragar sangre.
  • Respirar a través de la boca.  
  • Esperar al menos 5 minutos antes de comprobar si ha parado el sangrado.



Casi todas las hemorragias nasales pueden controlarse de esta manera si se da suficiente tiempo para que el sangrado se detenga. La aplicación de compresas frías o de hielo sobre el puente nasal puede ayudar. No se debe taponar la nariz. No se recomienda acostarse. Se debe evitar sonarse la nariz durante varias horas después la hemorragia.
Contacte con su médico o enfermera, o acuda a un servicio de urgencias si los consejos antes descritos no ayudan a contener la hemorragia. Si el sangrado no cede puede ser necesario realizar un taponamiento nasal. También puede ser necesario utilizar medicamentos o sustancias que tienen como efecto el cierre de los vasos sanguíneos afectados

Cuando buscar asistencia médica

  • La hemorragia no se detiene después de 20 minutos.
  • La hemorragia es muy abundante, aunque presiona la nariz nota que la sangre cae por su garganta.
  • La hemorragia nasal se presenta después de un traumatismo craneal, lo cual puede indicar fractura del cráneo.
  • Cuando la nariz puede estar rota (si está deformada después de un golpe o una lesión). 
  • Si la persona padece alguna enfermedad que puede provocar un sangrado.

En caso de hemorragias nasales muy frecuentes, consulte a su médico.


Para terminar: cuando le sangre la nariz a algún familiar o incluso a nosotros mismos, no debemos ponernos nerviosos. Lo más importante es mantener la calma; la sangre es muy escandalosa y puede generar ansiedad a la persona que sufre la hemorragia. Con tan solo unos sencillos pasos se puede detener el sangrado.



Eloisa

miércoles, 24 de enero de 2018

La fractura de cadera en los ancianos


La lechera. Vermeer. 1658-1660


La fractura de cadera es una lesión frecuente en las personas mayores y en especial en las mujeres mayores de 65 años. La osteoporosis es el principal factor de riesgo de este tipo de fractura, que se suele producir como consecuencia de una caída, aunque a veces es difícil determinar si la caída provoca la fractura o viceversa.
Los ancianos tienen más riesgo de sufrir caídas por tener menos movilidad, limitaciones funcionales, problemas visuales, incontinencias u otros problemas asociados a la edad.Una persona con un tono muscular bajo tiene más probabilidades de caer, y si además tiene menor densidad ósea, cuando tiene una caída, es muy probable que el hueso se fracture. 

La fractura de cadera es la rotura del cuello del fémur, que es la parte más próxima a la cabeza de este hueso, que conforma la articulación de la cadera. También se puede fracturar otra zona más distal llamada trocánter. Si sufrimos una fractura en una de ellas no podremos caminar hasta que el hueso solidifique de nuevo.



Los síntomas característicos de este tipo de fractura son fundamentalmente dos: un intenso dolor en la zona y la pérdida de movilidad de la articulación. Si la fractura se desplaza (los bordes de los dos trozos del hueso resultantes se separan) se puede apreciar cómo la pierna fracturada se gira hacia el exterior y es más larga que la otra. También es frecuente que aparezcan derrames de sangre en forma de hematomas como consecuencia de la fractura del hueso o de algún vaso sanguíneo y entumecimiento de la pierna.

Tratamiento

Lo más frecuente es que el tratamiento adecuado sea quirúrgico, lo que se puede llevar a cabo mediante diferentes técnicas, teniendo en cuenta el tipo de fractura, el estado del hueso, la movilidad, las enfermedades del paciente y, por supuesto, la edad. Diferentes estudios indican que cuanto antes se realiza la operación, menos riesgo conlleva.
Clavo gamma
Básicamente la cirugía puede implicar la utilización de clavos, placas y tornillos para fijar la fractura o la colocación de una prótesis, que puede ser de varios tipos.  


Por supuesto, la cirugía para corregir una fractura de cadera o colocar una prótesis tiene sus riesgos, más aun, por tratarse generalmente de personas de edad avanzada:  


  • Desorientación y confusión en el postoperatorio inmediato.
  • Infección.
  • Hemorragias.
  • Anemia
  • Cambio en la longitud de la pierna.
  • Trombosis, embolias
  
La recuperación debe iniciarse lo antes posible con la movilización progresiva del paciente. Caminar con la ayuda de un andador es la mejor rehabilitación. 

Prevención

Para prevenir la fractura del hueso es conveniente realizar ejercicios sencillos de movilidad que fortalezcan los músculos y también los huesos. Realizar ejercicio físico de forma habitual, también aumentará la fuerza y la amplitud de los movimientos para mejorar la estabilidad y la marchaCaminar a diario y subir algunas escaleras puede ser una buena opción. Además  se debe llevar una dieta equilibrada para mantener los minerales y el calcio de los huesos en niveles adecuados.
Para prevenir caídas en el anciano estos consejos nos serán de utilidad:


  •      Evitar superficies resbaladizas.  Debe usar calzado con suelas antideslizantes.
  •         Limpiar cualquier derrame de líquido que se produzca.
  •      Prestar atención a lo que se hace
  •      Mantener una luz tenue de la habitación encendida durante la noche. 
  •      Facilitar el acceso a timbres y luces. 
  •         Comprobar siempre antes de abandonar la habitación que el anciano tenga a su alcance los utensilios básicos que pueda necesitar (agua, vaso para dentadura postiza, si se necesita botella para orinar etc.)
  •          Evitar la presencia de objetos desordenados en el suelo de la habitación.
  •         Evitar alfombras


Eloisa